Los pies durante el embarazo

No hay duda de que el embarazo provoca muchos cambios en el cuerpo de una mujer y con ello muchas quejas durante el proceso, una de estas quejas es el dolor en los pies a causa del súbito aumento de peso, el cual conlleva una alteración en el centro de gravedad y una nueva postura para lidiar con dicho peso, las rodillas y los pies tendrán que cargar con presión adicional durante estos nueve meses. Los problemas más comunes en los pies durante el embarazo son la pronación excesiva (pie plano) y el edema, ambos pueden conducir a dolores en el talón, en el arco o la zona metatarsal, los calambres y las varices forman parte de la lista de afecciones provocadas por el aumento de peso. Por este motivo es importante que toda mujer embarazada aprenda mas sobre la salud de los pie durante el embarazo y ayudarlos a estar lo más cómodos posible durante este proceso.

El exceso de pronación o pie plano ocurre cuando el arco del pie se aplana debido a la carga de peso y sus pies tienden a girar hacia adentro cuando camina; esto puede tener como consecuencia la inflamación de la fascia plantar, este es un tejido unido desde el talón hasta la parte delantera del pie. El pie plano puede hacer que caminar sea doloroso y aumenta la tensión en los pies, pantorrillas y espalda, este problema se da también en personas con arcos flexibles, pie plano o personas que padecen de obesidad.

El edema es una hinchazón de los pies que se manifiesta normalmente en las últimas etapas del embarazo, el edema no es más que sangre acumulada durante el embarazo producto del crecimiento del útero el cual ejerce presión sobre los vasos sanguíneos de la pelvis y las piernas, provocando que la velocidad de circulación disminuya y la sangre se estanque en extremidades inferiores. Cuando los pies se hinchan estos pueden tornarse de un color morado, el exceso de agua en el cuerpo puede aumentar la inflamación. Si la cara o manos se hinchan se debe contactar a un medico inmediatamente.

Existen diversas maneras para tratar el pie plano y el edema durante el embarazo.

Para tratar el pie plano se pueden utilizar plantillas ortopédicas a la medida, el calzado debe ser cómodo y ofrecer apoyo extra junto a una buena absorción de impacto. Es importante tratar adecuadamente la pronación o pie plano para evitar el desarrollo de otras afecciones como la fascitis plantar, espolón calcáneo, metatarsalgia o juanetes.

Para reducir el edema puede seguir estos consejos:

  • Eleve los pies frecuentemente. Si usted debe sentarse por periodos prolongados coloque un banco de pies para elevarlos.
  • Utilice calzado apropiado, evitando que sea demasiado corto o estrecho. Medir el tamaño de sus pies, ya que es posible que cambien su tamaño durante el embarazo.
  • Usar medias o calcetines sin costuras y que no sean muy ajustados para obtener buena circulación.
  • Si maneja por largos periodos debe tomar descansos para estirar las piernas e incentivas la circulación.
  • Hacer ejercicio frecuentemente como caminar, ayudan a estar sano y en buena forma.
  • Beber mucha agua mantiene el cuerpo hidratado y además evita retener tanto líquido.
  • No consuma alimentos con mucha sal ya que pueden causar la retención de líquido en el cuerpo, procure llevar una dieta balanceada.

Productos recomendados

Todo sobre el pie

Cuidados del Pie